Somos seres humanos, con una esencia espiritual, necesitamos de nosotros y de quien está a nuestro lado para tener conciencia de nuestra existencia y el valor de nuestros actos.